Páginas vistas en total

Wattpad

jueves, 13 de marzo de 2014

Olor A Flores Exóticas Capítulo 7

*Narra Zayn*
Hacía tiempo que no veía a Lydia, la última vez la vi 2 chicas la estaban cargando hacia el cuarto de baño.
Me preocupo porque..., bueno no se porque me preocupo, será mejor que vaya a ver si se ha caído por el pasillo del baño y después ya pensaré con tiempo porque me importa tanto una desconocida.

*Narra Antonio*
Chris nos trajo de vuelta al sitio donde nos conocimos, pero esta vez logramos atravesar a toda la muchedumbre con el coche y llegar a la entrada del restaurante.
Después de aparcar cogí la mano de Chris y arrastré de él hasta la puerta, iba a meterlo conmigo en la boda para que conociera a sus ídolos, seguro que si venía conmigo lo dejaban entrar.
-No pueden pasar, sólo invitados.-dijo el armario empotrado que habían puesto para vigilar la entrada principal.
-Estoy invitado, soy amigo de la novia.
-¿Invitación?
Rebusqué por mis bolsillos en busca de la invitación que puse en mi bolsa de mano para que no se me olvidara traerla...¡Aún esta en la bolsa de mano!
-No la encuentro, pero soy amigo de Paula, acabo de venir de un vuelo procedente desde España, hubo un retraso y tengo muchas horas perdidas de sueño y he venido para ver la boda, o lo que queda, de mi amiga, si no entro no habrá servido para nada.-le digo al impasible armario.
-Si no tiene invitación no puede entrar.
-¡PERO....!
-Tranquilo Antonio, puedo llevarte a tu hotel a por la invitación para que puedas entrar.-intenta tranquilizarme Chris.

*Narra Adam*
Cuando vuelvo a la mesa donde estábamos Lydia y yo y ella no está. ¿No podrá estar?
-¿Buscas a la chica morena que estaba en esa mesa?-me pregunta una chica.
-Si, ¿la habéis visto?
-La hemos acompañado a los baños hace un momento, no podía ni mantenerse en pie.-dice la chica mientras la que esta a su lado asiente.
Esto me huele muy mal, cualquiera puede aprovecharse de ella ahora y me niego, he estado emborrachándola para mí, no para que los demás se aprovechen. Iré a por ella y si esta con algún tío, lo haré picadillo.

*Narra Rou*
Louis es un verdadero cielo, después de bailar me ha llevado a un sitio un poco más tranquilo y hemos estado hablando durante un largo tiempo, le he contado cosas que no le he llegado a contar a las chicas, confío mucho en Louis. Él me ha hablado sobre sitios que yo nunca he visitado pero que tras su maravillosa descripción era como estuviera allí, hacia que hasta el más sucio basurero pareciera bonito con sus palabras. Podría pasar días y días hablando con él porque todo lo que dice es como una magia.
Al final le di mi número y quedó en llamarme antes de volver a España.

*Narra Mery*
Podría parecer algo exagerada y tonta pero me sentía cansada y algo culpable porque quien yo pensaba que era buena persona me ha dejado caer con mi ilusiones y quien yo había cerrado muros los había cruzado para recogerme a mí y a mis esperanzas. Kyle había acabado siendo un buen chico, era algo pegajoso pero creo que es causa de su triste pasado con su madre. Es verdad eso de que todos tenemos una historia atrás la cual cargamos durante nuestra vida.
La mía propia me hacía ser una persona bastante sensible a veces y otras veces alguien sin corazón, además de ser una persona que se suele deprimir. ¿Por qué me tiene que hacer daño simplemente que un chico no me haya sacado a bailar? No me había dejado tirada en un momento importante ni nada, ni me había rechazado, simplemente el estaba haciendo cosas mejores y yo soy una paranoica.
Pero él y Louis dijeron que nos esperarían pero no estaba. Mi paranoica mente vuelve a tomar el poder de mí y hace que no pueda evitar las lágrimas. Salgo rápidamente a la entrada principal, necesito tomar el aire fresco.
Todo esto me duele tanto simplemente porque yo me sentí especial y única con él y he terminado por ser una cualquiera de la cual es fácil olvidarse.

*Narra Lydia*
La sensación de los brazos a mi alrededor creaba en mí una sensación que me encantaba. El chico acariciaba y yo me sobrecogía, haya por donde tocaba llega la relajación muscular.
De repente oí pasos por el pasillo y con ellos llegaron parte de mi conciencia. Todavía no había podido saber quien era el chico que estaba conmigo, lo veía todo borroso. Los pasos se aproximaban, empecé a forcejear con el chico pero él no me soltaba de su abrazo, era un prieto y suave abrazo, raro. Él dueño de los pasos llegó a nuestra posición, observó un momento la situación, estiró uno de sus brazos y se oyó un ruido seco. El abrazo se soltó y el chico se separó de mí para comenzar a pelear con el que acababa de llegar.
Mi instinto de supervivencia despertó, debía huir de esa situación y rápido. No sabía quienes eran estos chicos y si podrían ser peligrosos, debía salir corriendo hasta un lugar lleno de gente. Me quité los tacones y corrí mientras mi vestido se enredaba con mis piernas pero no me detuve hasta que encontré a las 2 chicas de antes.
Creo que estaban preocupadas por mí por eso les pedí que me llevarán a mi hotel.
Mi noche había terminado, ya había tenido suficientes aventuras.
*Narra Antonio*
Estábamos pensando como salir de allí con tanta gente interponiéndose en el camino cuando alguien salió del restaurante. Venía caminando rápidamente y cuando pasó por la puerta bajó el ritmo y andó como cansada, sin fuerzas, sin ganas. Dio 3 pasos y se dejó caer llorando.
Entonces la reconocí, era Mery. Corrí hasta ella.
-Mery, ¿estas bien?-le pregunté desesperadamente en español.
Sólo recibí sollozos como respuestas, así que me senté a su lado y la abracé fuerte, ella comenzó a llorar más fuerte.
Cuando pensé que ya había parado le miré la cara, tenía los ojos vacíos, no lloraba porque no le quedaban lágrimas. Sea lo que sea lo que haya pasado ahí dentro no creo que esté así por eso, o al menos no del todo.
-Lo mejor es que te vayas a descansar-le susurré al oído.-Debería ir a avisar a las demás pero no puedo entrar.
Cogí mi teléfono y llamé a Marina. Nada, no hay respuesta.
Mery se intentó levantar y yo la ayudé. Caminó a la puerta donde el armario miraba la escena sin expresión alguna en la cara.
-Déjelo pasar-le dijo Mery con una fría voz.
El armario hizo una seña para decirme que podía entrar.
-Enseguida vuelvo, sólo voy a avisar a alguien para que sepa que te has ido.-le digo mientras la suelto.
-Tranquilo, yo me quedaré con ella.-dice Chris mientras ocupa mi lugar. Este chico es realmente adorable.
Dejo a Mery con Chris y entró al local.
*Narra Marina*
Hacía rato que Harry y yo nos habíamos separado, cada uno por su cuenta. La cosa con él está bastante rara, ya no estamos como antes del primer beso y sólo hace hora y pico de eso. Lo mejor será que piense como prefiero que sea lo nuestro, si como antes o como ahora y comportarme referente a eso.
Estoy meditando sobre eso cuando veo a Mery salir rápidamente a la calle, algo va mal seguro. Me dirijo hacía donde fue y ella y me choco con alguien.
-¡Antonio! ¡Ya has llegado!
-Llegué hará 3 horas, te he llamado varias veces.
-Uy, lo siento, pero la verdad es que no se donde tengo el móvil. Por cierto, ¿has visto a Mery?
-La voy a llevar a casa, no se encuentra bien, he entrado para avisar.-me dice.
-Me voy con ustedes-sabía que algo no estaba bien.-Voy a ver como está ella, tú ve a avisar a Rou, está en los sillones de la derecha de la pista.
-Voy.
Salgo rápidamente y veo a Mery de rodillas en el suelo con la cabeza en el pecho de un chico que la rodea con su brazos. Me acerco a ellos y hago lo mismo que el chico desde el otro lado.
Antonio no tarda mucho en llegar y nos vamos los 4 en el coche del chico nuevo. El chico conduce, Antonio va de copiloto indicando el camino al hotel y yo estoy en los asientos traseros abrazando a Mery, lo mejor es no dejar de abrazarla.
Cuando llegó al hotel le digo Antonio que se vaya con el choco, he notado que ese chico le gusta, y yo subo a Mery a su habitación, como todavía no han llegado ni Almu ni Rou, acuesto yo a Mery y me echó yo a su lado para así continuar abrazándola. Entonces me mira por primera vez desde que la encontré en el suelo, sus ojos son fríos y hace que un escalofrío recorra mi cuerpo.
-Marina.
-¿Dime?
-¿Algún día dejaré de ser un estorbo?

*Narra Rou*
La mayoría de la gente se había ido ya. A Lydia la vi marcharse hace un rato, Marina y Mery se fueron hace un rato con Antonio y Almu...llevaba desaparecida desde después de la cena. Justamente en ese momento los planetas se cohesionaron y vi a Almu entrar por la puerta con Niall detrás. Venía algo despeinada y con el vestido arrugado, fui hasta ella corriendo.
-¿Dónde has estado?-le pregunto.
-Por ahí con Niall.
-¿Qué habéis hecho?
-No te lo puedo decir.
-¿Quéeeee?-si no me lo podía decir no podría ser nada bueno.
-No te lo puedo contar, Rou, pero sin embargo deberás confiar en mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario