Páginas vistas en total

Wattpad

sábado, 14 de junio de 2014

Olor A Flores Exóticas Capítulo 12

*Narra Antonio*
Trás despedirme de Rose fui directamente al hotel. No podía creer que Chris y Rose estuvieran juntos. Rose es tan dulce y parece tan vulnerable y sensible...quizás no fuera como me parece, a lo mejor Rose miente y me ha dicho que está con Chris para que no me acerqué a él, puta mosquita muerta, iba a hablar con Chris para aclararlo todo y como ella me haya mentido me las pagará. Ya es algo tarde, será mejor que ahora me vaya a dormir y mañana quede con Chris.


Subí a mi habitación y no había nadie, quizás estén en la otra habitación. Salí de mi habitación y llamé a la de al lado, que era la de Almu, Rou y Mery, nadie habría la puerta pero la luz salía por debajo de la puerta, seguro que hay alguien.
-Abrirme putas, se que estáis ahí.-digo mientras golpeo la puerta.
Minutos después la puerta se abrió y apareció Rou con cara de pocos amigos.
-¿Qué bicho te ha picado Anto...-no terminó la frase, se quedó mirándome fijamente a los ojos-¿qué te ha pasado Antonio, estas bien?-mierda no me había dado cuenta de que tenía los ojos rojos y húmedos apunto de llorar.
-Hay un 50% de posibilidades de que una guarra intenté alejarme de Chris y otro 50% de que Chris tenga novia.
Rou me abrazó sin decir nada. Aproveché para mirar dentro de la habitación y ví una pierna de hombre.
-¿Has llamado a un gigoló Rou?
Ella se giró y vió a lo que yo me refería, se sonrojó y rió.
-Me tienes que contar muchas cosas pero antes-la cogí de la mano y la empujé para entrar en la habitación cerrando la puerta a nuestras espaldas, el chico nos miró con una expresión entre sorpresa y risa- te tengo que contar muchas cosas y me tienes que ayudar.

*Narra Almu*
Niall me acompañó hasta el hotel, nos conocimos ayer y ya estamos preparando algo grande juntos y guardándolo en secreto a nuestros amigos, señal inequívoca de que somos perfectos el uno para el otro.
-Almu.-habíamos llegado al hotel sin darme cuenta, estaba en mi mundo.
-Lo siento, no se en que estaba pensando.-me excuso riendo.
-Verás estaba pensando que después de todo esto...-mientras habla me pongo muy nerviosa- podríamos...
-¡Sin duda seremos buenos amigos!- ¿amigos? ¿Lo he dicho yo? ¿Por qué? Me voy a pegar un tiro.
 -Si, amigos...-no esta muy convencido, bueno, ni él ni yo.
Necesito salir de esta situación tan incómoda. 'Piensa Almudena, piensa.'
-Debería entrar ya,- indicó al hotel tímidamente- voy a preguntar si María ha vuelto.
Niall me abraza para despedirse y se crea un momento muy incómodo cuando nuestras caras, en concreto nuestros labios, se acercan demasiado. Miro un momento sus ojos pero aparto rápidamente la mirada, si sigo observándolos perderé el control de mí. Así que cambió de dirección mi mirada y me fijó en sus labios, ¿por qué no me besa? No puedo esperar a que él tome la iniciativa debo besarlo yo si quiero, pero antes debo mentalizarme para conseguir el valor.
-Adiós, hasta mañana.- Niall se separa en el momento en el que ya había decidido lanzarme.
-Adiós.
Yo entro al hotel y él se va por el camino que habíamos caminado juntos. Joder, ¿amigos? Soy gilipollas.

*Narra Marina*
No se si fué él quien me besó o fui yo quien lo besó pero ocurrió, tampoco se si fui  yo la que se separó o fue él pero pasamos de ser uno a separarnos bruscamente.
-Esto no está bien.-dice él.
Algo dentro de mí se rompe.
-No puede volver a pasar, no quiero ser tu chica de usar y tirar.
Él miró al suelo sin pronunciar una palabra, no negaba lo que decía, no busca lo mismos que yo.
-Seamos amigos, empecemos de cero.-dice aún sin levantar la mirada.
No estoy muy segura de que vaya a funcionar lo de ser amigos pero acepto.
Nos despedimos con un simple 'adiós' y cada uno se aleja por un lado.
No se todavía mi opinión sobre el beso, pero sin duda los dos lo queríamos en ese momento pero ninguno deseamos que se repita. Harry es tonto, jo, me gusta mucho, desde siempre, pero lo que no puedo hacer es fallar mis principios por un chico, debe respetarme.
Seguí andando mirando al suelo con mis pensamientos. La verdad es que esta zona es bastante tranquila, apenas pasan coches y las personas que pasan por las aceras pasean tranquilamente solas o corren para ejercitarse, en realidad es casi como si el tiempo se deteniera, toda esta tranquilidad hace que no piense en Har...¡Mierda! No lo olvido. Bueno, el hotel esta nada más al doblar una esquina y con suerte las demás estarán ahí y me distraerán. Me descuelgo la mochila que llevo para sacar el móvil mientras cruzo la esquina para poder ver el hotel...
-¡Ay!
Abro los ojos, estoy sentada en el suelo apoyada en mis manos, la mochila está a mi derecha con todas las cosas dispersas.
-¿Estas bien?
Miro hacía la procedencia de la voz y veo la bici azul eléctrico que me ha atropellado al doblar la esquina. El chico que llevaba la bici baja rápidamente, suelta su mochila y me ayuda a recoger la cosas dispersas, mientras recogemos le doy(sin querer) a la bici, esta se cae encima de la mochila que acaba dispersa como la mía ¡Qué espectáculo!
-Lo siento, de verdad.-dice el chico antes de irse.
-No importa no te preocupes.
Nos despedimos y cada uno se va, miro la hora. ¡Qué tarde! Corro hacia el hotel y espero que las demás estén ya allí para distraerme de...¿de que tenían que distraerme?

*Narra Rou*
Louis se fue hace media hora, después de que Antonio nos contara lo ocurrido y pensáramos un plan para ayudarlo. Tony fue a comprar palomitas y yo estaba eligiendo una peli de mi portátil para verla, no sabíamos cuando llegarían las otras y tampoco queríamos dormirnos antes de saber que Mery no se había metido en problemas.
Fui ordenando la habitación, antes habíamos estados con las almohadas y mantas en el suelo. Justo cuando cogí la almohada de Almudena vi un sobre. Lo cogí y vi que ponía “Para Rou". Lo guardé, luego lo leería, Antonio estará apunto de llegar y sea lo que sea lo que ponga en la carta creo que es mejor le lea yo sola.
Antonio llegó un rato después con un cartón lleno de palomitas.
-Ya era hora, estaba apunto de empezar a ver la peli sin ti.
-No hubieras sido capaz puta.
-Anda, calla y ven.-le digo.
Nos acomodamos en mi cama y decidimos ver el Diario de Noah. Justo cuando Aly y Noah se reencuentran vuelven Almu y Marina.
-Hola-dice Marina con voz neutral.
-¡Holi!-saludo-¿Qué tal todo?
-No quieras saberlo.-contesta Marina.
-Lo mismo digo.-asiente Almu.
-¿Qué ha pasado?
Ninguna de las dos responde, Antonio y yo nos preocupamos.
-Nos quedéis calladas, contarlo-exige Antonio.
Marina suspira, avanza hacia la cama y se mete entre nosotros dos.
-¿Por qué no le gusto a Harry?-pregunta en una vocecita casi inaudible.
-¿Cómo no le vas a gustar? Sería tonto.-la anima Antonio.
-Además esta deseando de estar contigo, esta tarde en el parque no te quitaba el ojo de encima y estaba muy cerca de ti.
-Solo le gusto como puede gustarle cualquier chica que conozca una noche, quiere una aventura y que después vuelva a mi casa y no volvernos a ver.-la voz con la que lo dijo helaba el alma.
-No digas eso Marina, no es verdad.
-Lo es, por favor no me dejéis a solas con él porque cuando estoy con él me dejo llevar sin pensar.

*Narra Ly*
-¿Pero a dónde vamos? Quiero estar con María.-Zayn me arrastraba hacía el hotel.
-Tranquila, ya tendrás todo el tiempo del mundo de enfadarte con ella, Liam necesita decirle algo y de paso la invitará a la fiesta del sábado.
-Pero...
-¿Qué pasa? ¿Quieres que yo te invite a ti?
-Voy a ir aunque no me invites.-le digo pícara.
-Uy, que malota, seguro que vas a ir para ver si me ves allí.
-Ya claro, mejor espera sentado. Estas muy egocéntrico, te mueres por mis huesos.
-Ya claro. Morir es algo muy fuerte, ¿no?
Zayn se mantenía a cierta distancia de mí. Pero aún así me agarraba de tal forma que no me dejaba darme la vuelta para volver con María.
-Bueno, es verdad no te mueres por mis huesos, en realidad solo te sufres una enfermedad incurable que te causará la muerte por mis huesos.
Él rió.
-En realidad-se pone de repente serio.-Te quiero, pero solo como amiga.
Me quedé congelada. No puede ser verdad, mi corazón se ha fracturado.
-No creo que pueda verte nunca como algo más.
La fractura de mi corazón terminó de romperse y miles de pedazos se depositaron en mi pecho, otros desaparecieron, no creo que pueda reconstruirlo al completo nunca.

*Narra Mery*
Me despedí de Liam y Ely y me fui hacía el hotel. En el pasillo donde estaba nuestras habitaciones me encontré a Lydia sentada.
-¿Estas bien?
Ella pareció sobresaltarse al escuchar mi voz.
-No te había escuchado llegar María.
Me siento a su lado, tienes los ojos hinchados aunque están secos, no creo que haya llorado.
-¿Estas bien?
-Sí.-levanta la cabeza y asiente mirando hacia la pared del frente, lo dice bastante animada.-Ven, vamos a tu habitación.-se levanta.-Te he estado esperando.
Llamamos a la puerta y nos abre Almu demasiado alegre. Lydia se mete en la cama con Antonio, Marina y Rou. Antonio y Marina esta llorando.
-Todos los tíos menos yo son unos idiotas-dice Antonio, Rou le da un codazo.-Bueno, y Louis.
Puede que Lydia haya tenido algún problema con Zayn.
-Lydia que te ha pasado a ti con Zayn.- le digo, Antonio y Marina la miran.
-¿Qué? No ha pasado nada.-dice algo incómoda.
Marina y Antonio la abrazan y ella suelta algunas lágrimas.
-Zayn solo me quiere como amiga, dice que no cree que nunca seamos nada más.-se le rompe la voz.
Los tres corazones rotos se abrazan y lloran, Rou intenta animarlos mientras abraza a los tres. Yo cojo Almu por la muñeca y la llevo al cuarto de baño. Cuando cierro la puerta empiezo a hablar.
-¿Qué te pasa?
-No me pasa nada.
-No me engañas, te conozco, estás demasiado contenta, se nota que es falso.
Ella calla y medita entre si contarme lo que le pasa o no.
-Cuéntamelo, no te lo vayas a aguantar, estamos solas y yo no se lo voy a contar a nadie más.
-Soy gilipollas-suelta al fin.-Le he dicho a Niall que seremos bueno amigos cuando él me iba a decir que seamos algo más.
-¿Y para eso tanto? Niall no podrá aguantar ser solo tu amigo, a no ser que lo sea con derechos. Estoy segura de que hará lo que sea por no ser amigos.
-Puede que tengas razón.-dice no muy segura.
-Puede no, la tengo y si no que me caiga un rayo ahora mismo.
Nos quedamos en silencio. Yo miro al techo.
-Pues no cae ningún rayo, estoy diciendo la verdad.
Ella ríe y esta vez de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario